BEFORE WATCHMAN. OZYMANDIAS / CRIMSON CORSAIR

Este número de la precuela de The Watchmen cierra un viaje muy interesante. Conocer en detalle a cada uno de los personajes de esta saga sirve para odiar o amar por completo la creación de Alan Moore.

A diferencia de otras entregas, en esta observamos tres personajes, dos de los cuales tienen que ver con The Watchmen y uno más que, hasta donde tengo entendido, es un homenaje a un cómic de los años sesenta y que aparece mencionado en esta saga como referente.

En la estructura de esta entrega el personaje principal es Ozymandias…un megalómano. Este sociópata autodenominado el hombre más inteligente del mundo es quien estructura toda la debacle de la historia de The Watchmen. Desde la perspectiva irónica de ser quien salve a la humanidad de sí misma, tiene claro el argumento de que para poder lograr su cometido es necesario que el mismo acabe con ella. En otras palabras, destruir lo que se ama como forma de mantener intacta la esencia misma de la existencia…

Ozymandias es pues, la mente que ve la imposibilidad de la existencia a raíz de la posible hecatombe nuclear, por tanto, mueve todos los hilos posibles para contener la efervescencia de los vigilantes y direccionar todo a su antojo, con los resultados que ya son conocidos.

Aprovecho para anotar aquí que de todo el trabajo gráfico presentado en las diversas entregas y los distintos personajes de Before Watchmen, el de Ozymandias es el que más he disfrutado.

El apartado de Crimson Corsair es muy interesante. A mi modo de ver es como la historia que le correspondería a «el holandés errante» de piratas del caribe. No bromeo, las similitudes son muy evidentes. A pesar de que no me queda muy clara la aparición de este intermedio en la saga, debo decir que la historia es contundente y gráficamente muy llamativa. Llena de esoterismo y sangre (un tanto gore), Crimson Corsaire es como un respiro dentro del mar de la saga The Watchmen.

Finalmente, el último personaje que se presenta es Dólar Bill. Un farsante que ve sus intereses relacionarse con los de los integrantes del equipo contra el crimen denominado Minute Men. Se presenta el origen de este personaje y su trágico-cómico final.

Debo decir que en general Before Watchmen me ha gustado. Leer esta precuela me ha permitido dilucidar con mayor precisión los intereses de Alan Moore y de paso, querer más a los personajes que creó

BEFORE WATCHMEN. NITE OWL / DR. MANHATTAN

A pesar de haber visto que se recomienda leer esta precuela en un orden determinado yo me he lanzando al ruedo de manera autónoma siguiendo mi intuición.

En el universo de The Watchmen se puede decir que Nite Owl y Dr. Manhattan son una forma de Batman y Superman (aunque hay quienes plantean que Rorschach se asemeja mucho más al caballero de la noche). Esta entrega es interesante en la medida que presenta a dos personajes de la saga que pueden ser los más disímiles entre sí: el más humano y el extraterrenal.

Lo más interesante es que sin importar que personaje, o la dupla de personajes que se presente, la sumatoria de cada entrega es el preámbulo perfecto para la configuración de lo que conocemos de la historia original presentada por Alan Moore.

En este caso tenemos la apuesta existencial y filosófica de un personaje que se deshumaniza pero al mismo tiempo encierra la esencia misma del hombre, actúa de forma autocrítica y consciente y pretende ser adalid del deber ser de la especie.

Por otro lado, la vida casi trivial de un superhéroe sin super poderes (esto suena a kick Ass) que indaga en lo cotidiano en búsqueda de una especie de moral colectiva que responda al contexto en que se desarrolla su historia.

Llama la atención la aparición de un tercer personaje, el villano Molloch y su papel previo a los acontecimientos.

Al final retumba en mi mente la frase de The Comedian: «Todo es un chiste».

Resta una entrega de esta precuela, así que pronto les daré mi opinión general de toda la historia.

BEFORE WATCHMEN. MINUTEMEN / SILK SPECTRE

Esta es la segunda novela gráfica que he leído de la precuela de The Watchmen de Alan Moore y, de la que debo decir, que es tal vez una de mis historias de DC favoritas (aunque seguramente ya lo he dicho). Esta entrega de la mano de Darwyn Cooke y Amanda Conner nos presenta en primer lugar algunos sucesos acontecidos en esa especie de liga de la justicia que data del final de la primera mitad del siglo XX llamada Minutemen.

En este distunguido club de super héroes encontramos algunos personajes que trascienden hasta la historia que conocemos, la de los años 70 (que es la misma que se muestra en la famosa versión cinematográfica), entre ellos nombres como The comedian, Nigth Owl y Silk Spectre se roban el show, a pesar de esto hay otros de los que no se habla tanto pero resultan de mucho interés.

En el desarrollo, conocemos las motivaciones y algunas tribulaciones de varios de los integrantes de este conjunto heróico y anti heróico. Sobre todo me han llamado la atención dos de ellos, de los cuales conocía poco y en esta entrega impactan con su profundidad: La heróica Silhouette, reconocida por sus preferencias sexuales, pero no tanto por sus motivaciones para luchar contra el crimen; y el siniestro Hooded Justice el enmascarado con una soga al cuello que nos deja una incognita forjada con fuego en la cabeza.

En la segunda parte del lbro se desarrolla la historia de Silk Spectre (junior). Contextualizada en los años setenta, la obra nos muestra una Laurel Jupiter buscando una motivación para vivir su vida, buscándose así misma. En su viaje encuentra que lo que su mamá (la Silk Spectre original) hizo por ella durante su crianza como niña y adoolescente , fue prepararla para vivir su vida autónomamente. El giro afectivo lleno de acción es muy interesante y al final la historia queda muy bien articulada con el maravilloso trabajo de Alan Moore.

Una lectura divertida que me ha dejado muchas expectativas sobre las otras dos entregas que tengo pendiente de esta precuela

BEFORE WATCHMEN. COMEDIAN / RORSCHACH

Siempre he considerado que la novela gráfica The Watchmen de Alan Moore es de otro nivel…su historia y desarrollo han marcado de una forma muy particular el mundo del comic y creo que siempre va a ser uno de mis universos preferidos, sobre todo por su contenido filosófico/político.

Es por este motivo que me emocioné mucho cuando pude comprar en formato digital una colección que puede entenderse a modo de precuela y que se titula Before Watchmen. Son una serie de libros que cuentan de par en par algunas historias particulares de los héroes de la idea original. En este sentido y de la mano de Brian Azzarello, conocemos historias personales de estos héroes tan particulares.

La historia de The Comedian se centra en sus recuerdos de la guerra de vietnam y sus decisiones como soldado consagrado (y desquiciado). En adición a esto se ubica a este personaje como muy cercano a la política y a los sucesos nefastos de los amigos que tiene en la familia Kennedy.

Por otro lado, Rorschach (tal vez el personaje que más me gusta de la franquicia) está inmerso en una historia de gran ciudad y bajo mundo, llena de violencia y de oscuridad. Por supuesto, la narración se da desde su simbólico diario personal en donde admite que comete errores, pero por supuesto, está dispuesto a enmendarlos (aunque deben saber los que no han leido nada de este universo que esa correccción no llevará a ningún buen lugar a nadie).

En definitiva ha sido una lectura trepidante, creo yo que lo suficnetemente buena para no quedar lejos de la historia de Moore…a ver que deparan los otros libros pebdientes de Before Watchmen….

ROVER RED CHARLIE

En estos días de incertidumbre, donde el coronavirus está en boca de todos (no literalmente… y esperemos que así se mantenga), es fácil pensar en el fin del mundo o al menos, de nuestra especie.

Coincidencialmente me he encontrado con una novela gráfica fabulosa de Garth Ennis y la ilustración de Michael Dipascale: Rover Red Charlie, que combina dos de mis temas preferidos… el apocalipsis y los perros.

Esta epopeya cuenta con una introducción de nada más y nada menos que el gran maestro Alan Moore, quien no duda en decir ciertas verdades pero sobre todo, en alabar el trabajo de Ennis y Dipascale.

La historia del mundo vista desde los ojos (o más bien el olfato) de tres perros que han presenciado el fin del mundo para los humanos, o como ellos les llaman: «los alimentadores», y su búsqueda de un lugar mejor y de la adaptación a su nueva vida.

Con una narrativa fluida y un trabajo gráfico excepcional, los autores presentan un mundo nuevo, lleno de posibilidades para esta especie que, sin interés de mantener un estatu quo particular, hereda el mundo.

Mientras leia esta novela gráfica me acompañaban mis perros….Máia, Léia y Renzo. Fue inevitable pensar qué sería de ellos si algo así sucediera. Ellos, en especial Máia que ya me ha salvado la vida en un par de ocasiones, saldrían adelante. Estoy seguro que tanto Máia como Léia le enseñarían al gran Renzo como vivir en la calle, ellas tienen mundo y mi pequeño gran cachorro no tendría de que preocuparse. Al final, solo espero que si llega el apocalipsis, este trío amoroso lo vivan meneando la cola a cada instante.