LAS COSAS QUE PERDIMOS EN EL FUEGO

No puedo evitar pensar y darle vueltas a mis pensamientos después de leer este libro. Chocan entre sí sensaciones de incomodidad y de satisfacción muy particulares. Y esta situación me lleva a sentir que la lectura de los doce cuentos de Mariana Enriquez ha valido mucho la pena, a pesar de la incomodidad que he sentido en la lectura de algunos apartados, a pesar del escozor provocado por algunas de sus historias.

A decir verdad, este libro me ha encantado. La ficción de espanto, de terror, que presenta la autora, tiene un mayor efecto cuando entendemos la verosimilitud de lo narrado, cuando reflexionamos y pensamos que lo escrito pudo haber sido sacado de una historia real, que puede ser parte de la vida cotidiana y que ocurrió en la casa vecina o a la vuelta de la esquina.

Es un libro potente y crudo que merece ser leido.

PD. El día de hoy ha salido un capitulo del podcas menage a trois literario,ñ ek donde se comebta esta obra, los invito a escucharlo por spotify o ivoox

EL AHORCADO, CUENTOS DE ESPANTO (MAPAS EN UN ESPEJO I)

A Orson Scott Card ya lo conocía gracias a la vasta saga de Ender, obra de la que ya he leído los primeros cinco libros que componen la primera parte de la saga. Como novelista con énfasis en la ciencia ficción. Scott Card me ha parecido un genio. Escribir sobre nuestro presente y la alternativa de otros mundos posibles es una tarea épica a mi modo de ver, que le da a la imaginación la posibilidad de explorar allende el universo y la humanidad misma.

Como ven pues, no soy ajeno a este autor y su obra. Y desde hace años sabía que en algún momento Scott Card había escrito cuentos. Y vaya sorpresa me he llevado hace pocos días en una librería al encontrar la pentalogía de cuentos llamada Mapas en un espejo. Sin pensarlo dos veces, he comprado los cinco volúmenes y los he empezado a leer.

El primer volumen de esta, digamos, compilación de relatos breves o cuentos, se denomina El ahorcado, cuentos de espanto. Y como bien lo dice el autor en la introducción, antes que el terror o el miedo, el concepto de espanto implica que se de una relación muy personal del lector con los personajes de los relatos, en donde la situación latente es saber que algo va a ocurrir, y la tensión generada, por antonomasia, repercute en el impacto que los desenlaces pueden tener en el lector.

En otras palabras, antes que miedo, los cuentos de este primer volumen generan una sensación de desasociego constante. Situación que nos compromete como lectores a no parar y hacer una lectura entusiasta y precavida, de principio a fin.

Debo decir que he quedado gratamente sorprendido con esta lectura. Los relatos aquí presentados incomodan al lector, lo sacan de su situación de confort y lo llevan a pensar en las múltiples posibilidades de cosas escondidas bajo su cama, o detrás de una puerta. Se vale sentir que el cuerpo y la mente se estremecen a lo largo de cada página escrita. Orson Scott Card, más allá de ser un gran novelista de ciencia ficción, es un escritor que puede meterse bajo nuestra piel.

LA MANSIÓN DE ARAUCAÍMA

No me siento orgulloso de decir esto pero no tengo opción: nunca había leído una obra de Alvaro Mutis hasta hoy.

La mansión de Araucaíma ha sido desbordante. En tan solo 130 páginas, esta obra construida dentro de un estilo que se puede denominar como gótico tropical, lo deja a uno enganchado y sorprendido.

Novela corta o cuento largo…es algo que no se puede definir con claridad. Es más, en una interesante reunión que tuve hoy con mis amigos del taller «escritores con ganas», comenté que a mi me parecía más como si la estructura de la obra se hubiese creado para teatro. Adriana, quien coordina el taller, habló justamente de que esta obra surge como un reto que se generó entre Mutis y Buñuel, argumentando el primero que las historias oscuras relacionadas con la literatura gótica del s. xix podían tener como escenario cualquier territorio bananero y, el segundo, a pesar de ser un exiliado y antiregímenes no podía escapar de su eurocentrismo y negaba la posibilidad de que esto sucediera más allá de los límites y el abolengo europeo.

Tenemos pues en esta mansión una historia oscura, con personajes indescifrables. Una obra que genera más inquietudes de las que resuelve, pero con un carácter fuerte y que aseguran una lectura atenta e insistente.

Existe también una versión cinematográfica dirigida por Carlos Mayolo de 1986 que puede ser vista en youtube:

La mansión de Araucaíma

OTRA VUELTA DE TUERCA

Los breves comentarios que tengo sobre esta lectura están relacionados también con una persona que ha aparecido en mi vida y que me llena de alegría. Particularmente, por su afinidad con los fantasmas, su inquietud constante y su interés por estas manifestaciones ectoplasmáticas.

El libro de Henry James publicado en 1989 es todo un clásico del género de terror, aunque a decir verdad, la lectura de esta obra no produce tanto miedo. Si bien la trama es inquietante, muchos apartados de la misma son lentos (y un poco densos), lo que me ha generado una desconexión particular con la lectura. Y esto para mí da mucho que decir, puesto que a pesar de que es una obra corta, me tomó mucho tiempo leerla.

Los diferentes soliloquios de los protagonistas, al igual que las conversaciones entre ellos, se dan alrededor de sospechas de la existencia de fantasmas conocidos, presencias latentes que acompañan a los vivos pero que no se logran distinguir con claridad, ni se pueden vislumbrar adecuadamente sus intenciones. Más allá de lo que los protagonistas pueden suponer, no hay una manifestación estrictamente terrorífica en toda la obra. En este sentido, la esencia misma de este libro es mantener a los protagonistas, tanto como al lector, en un suspenso constante, pero no tácito.

Cabe pues hacer mención de que para su época, este libro tuvo que haber sido bastante atrevido e impactante. Hoy, por el contrario, puede entenderse de una forma menos siniestra.

Finalmente, la fascinación de KoKe por los fantasmas es interesante. Los menciona con algo de temor, pero enfrenta día a día dicho temor queriendo verlos y conocerlos un poco más. Mi pequeño amigo de 5 años es más valiente que cualquier persona de su edad. Espero algún día comprenda que los fantasmas sí existen, que están en nuestra mente y nuestro corazón, pero que todos ellos están supeditados al poder que les queramos otorgar y que está en nuestras manos la capacidad de vencerlos en todas las batallas.