GOTHAM LUZ DE GAS

Lo maravilloso de esta novela gráfica es que fue dibujada por el grande Mike Mignola, creador de Hell Boy, y esto le da un sentido particular a la historia escrita por Brian Augustini. En este entendido, Luz de Gas es una historia con un arco argumental que funde temporalmente a dos seres oscuros: Batman y Jack el destripador.

Tenemos entonces una ciudad Gótica ambientada en la era victoriana, en otras palabras, una ciudad Gótica verdaderamente gótica. Y me permito esta redundancia por que el énfasis oscuro de la historia se complementa con la sombra natural de una ciudad sin electricidad, que ameniza sus noches a la luz de las velas y del gas en el espacio público. El escenario es entonces propicio para que nuestro héroe se manifieste en un esplendor particular, sin sus habituales gadgets tecnológicos y con un cierto aire de demonio.

El arco resulta ser interesante por que lo que propone Augustini es que Jack el destripador es amigo personal de Thomas Wayne, el papá de nuestro héroe, y por envidia a la belleza de Martha, termina mandando a asesinar a la pareja. En su desvelo psicótico, no puede evitar ver el reflejo de la risa de la madre de Batman en las mujeres que se cruzan en su camino y como resultado, termina siendo un feminicida en todas las partes a donde va.

Debo decir que me pareció un poco predecible el giro, pero no por eso, deja de ser interesante la articulación y la forma como se configura la historia.

Gotham Luz de Gas es una historia que atrapa, es entretenida y vale la pena leerla. Y el aporte de Mignola es sin duda sublime.

LA BIBLIOTECA DE PARIS

Este libro corresponde a la entrega del mes de abril de bookish. Como ha sido usual a lo largo de este año, es una obra de una escritora relativamente nueva. Lo interesante es que la historia es sobre el papel que jugaron algunas personas en el desarrollo de la segunda guerra mundial, específicamente un grupo de bibliotecarios en la Paris ocupada por el ejército nazi. El carácter histórico de la obra le da cierto nivel de interés pero considero que varios apartados resultan de un romanticismo innecesario. Me resulta un poco melosa la idealización de Paris y los franceses que presenta Janet Skeslien Charles, la canadiense que ha escrito este título.

No puedo negar que dentro de la narración hay muchos sucesos interesantes, sobre todo aquellos que relacionan obras de la literatura con varias historias paralelas a los días de guerra. Desarrollando varias historias dentro de la trama, la autora pone en el centro del relato a una mujer que se caracteriza por tener profundas relaciones con los libros que lee y con las personas que la circundan en medio de la guerra. Si bien esta historia es una ficción, la autora ha logrado documentar ampliamente su trabajo y ha basado algunos de sus personajes en personas reales.

Debo destacar que algunas reflexiones son muy sensibles respecto de los acontecimientos, pero como suele pasar en libros que hablan sobre la guerra que no han sido escritos por personas que la han vivido, en algunos casos las reflexiones terminan siendo un poco banales.