SOSTENER EL CIELO.

Este libro es desorbitante.

Pero así es leer a Cixin Liu. Hace no mucho (al menos desde una perspectiva de la astrofísica) pude leer su trilogía El problema de los tres cuerpos y también ver una versión cinematográfica de su libro La tierra errante y la sensación siempre es la misma, quedó sumido en una fuerte sensación de desamparo, algo así como una precariedad existencial por no poder descifrar o comprender la vastedad del universo.

Lo que hace Cixin Liu en su obra (y no hablo solo de este libro si no de todos los que ya he leído) es ubicar al ser humano en la inmensidad del cosmos y quitarle por completo su grandeza. De otra manera, volverlo polvo de estrellas. Liu concibe historias astrales en donde el hombre, o mejor, la especie humana, solo es una parte infinitamente pequeña de toda la existencia posible. Lo que me asombra siempre que lo leo, es esa capacidad que tiene de construir un universo literario (valga la analogía) tan desbordado pero a la vez tan sensible y profundamente humano.

En Sostener el Cielo, Cixin Liu nos entrega una serie de once relatos espléndidos. Cada uno de ellos alberga diversas posibilidades e interpretaciones de nuestra historia y del futuro. Cada uno alberga una interpretación del cosmos y manifiesta distintas posibilidades que nos llevan desde una imprevisible invasión alienígena, pasando por el desastre y la inevitable extinción de la especie debido a los problemas ambientales, hasta la esperanza existente en la posibilidad de que nuestra especie conozca el univierso infinito.

Varios de los relatos me impactaron, pero sin duda, el último de ellos ha marcado en mi una sonrisa enternecedora. Se trata de una historia de amor medida en Parsecs que me ha conmocionado.

Este libro es de reciente publicación y vale la pena leerlo. Quienes no estén muy familiarizados con la ciencia ficción, Xicin Liu abre un mar de posibilidades que engancha profundamente.

TODOS DEBERÍAMOS SER FEMINISTAS

Este es un breve ensayo – conferencia pronunciado por la autora africana Chimamanda Ngozi Adiche en 2012, en el que expresa de forma sencilla y contundente lo que para ella es el feminismo.

Todos deberíamos ser feministas es una invitación a la reflexión y al cambio. La autora comenta varios episodios de su vida, de la vida cotidiana nigeriana, en donde descubrió el estigma que pesa sobre el feminismo. Hace un llamado a la importancia de transformar la cultura patriarcal en aras de vislumbrar un mundo más equitativo, en donde lo femenino es sinónimo de debilidad.

En este sentido, el postulado más interesante es que el feminismo no es una cuestión exclusivamente de las mujeres. Todos deberíamos construir una nueva idea del mundo a partir de la aceptación de la importancia la equidad de género en nuestra vida. Y cómo lo dice la autora, que esto permita un mundo de hombres y mujeres más felices.

SCOTT PILGRIM Y LA TRISTEZA INFINITA (3)

Hasta ahora este tercer volumen es el que más he disfrutado de la historia de Scott Pilgrim. Tiene de todo: acción, drama, intriga… y lo más importante, una fluidez rítmica en cada viñeta que lo lleva a uno por la historia de Pilgrim de manera cálida y sorpresiva en cada cuadro.

La historia continúa con la batalla contra el tercer exnovio malvado de Ramona, un personaje con poderes psíquicos veganos que está por encima de la mayoría de las personas por todo su conocimiento científico lácteo… jajajajajaj!!!! Y en este caso, Todd, el exnovio malvado de Ramona, es nada más y nada menos que el bajista en la banda de la exnovia de Scott, Envy… Así que ya se pueden imaginar el tremendo desastre.

Lo que hace interesante este volumen es la visión introspectiva de los personajes. Ese tipo de autoevaluaciones y reflexiones a los que llegamos en medio de o después de una ruptura amorosa. “La tristeza infinita” hace referencia, creo yo, a esa sensación de estar incompleto tras terminar con alguien. O lo que es aún peor, a esa sensación que tenemos cuando desconocemos a la persona quien nos acompaña, por que en algún momento se muestra diferente a lo habitual o se ha “activado” un actuar que vaticina el principio del fin… (uno lo sabe, pero uno no lo quiere aceptar).

Sin duda Scott Pilgrim es un referente, y en cada volumen muestra un poco de las virtudes narrativas de Bryan Lee O’malley. Ya les seguiré contando como se desarrolla esta saga tan interesante.

MIÑÁN -HERMANITO-

Este libro es una joya.

Tuve muchos sentimientos (literarios) encontrados mientras leía Miñán. Sentí, por ejemplo, que estaba leyendo una versión oscura del principito de Saint-Exupéry… sentí que estaba en medio del Atravezado de Andrés Caicedo… sentí mi corazón vibrar con cada palabra leída.

Aclaro algo, no pretendo comparar esta obra con ninguna otra, solo manifiesto que al leer Miñán mi mente viajo a otras letras, a otros relatos que han marcado mi vida y hacen parte esencial de mi corazón lector. Miñán, de principio a fin, es desde ahora uno de mis libros preferidos de los tantos libros que he leído en digamos, más o menos, 35 años de lectura. He leído este libro en 4 horas, pero siento que me ha acompañado toda la vida.

Relatado por Ibrahima Balde y escrito por Amets Arzallus Antia, Miñán es un viaje. No puedo asegurarlo, pero creo que este libro puede definirse entre la (auto) biografía y la crónica, pero lo que sí sé es que es poesía.

La obra relata el viaje de Ibrahima en busca de su hermano pequeño (su Miñán) desde Guinea hasta Europa. La obra relata el camino y lo que pasa en el camino. Relata la violencia, el desierto y el mar. Relata el hambre, la sed, el dolor. Relata la esperanza.

No puedo decir más, lo que diga es poco. Hay que leer Miñán, Es un libro imprescindible.

Nota: el trabajo de la editorial Blackie Books es maravilloso.

UN SOPLO DE VIDA

Este libro es una puñalada trapera que desgarra el estómago y de paso, hiere también al corazón.

Desde una narrativa altamente poética y también un poco abstracta y circunspecta, Lispector escribe una obra estructurada en un diálogo- soliloquio sin igual. La autora encarna a un escritor que conversa oníricamente con un personaje de su creación que bien puede ser la propia Clarice. Esta estructura realza la complejidad de la escritura de Lispector al igual que su introspección poética.

Debo admitir que algunos pasajes me resultaron de una abstracción somnolienta, pero la pasión intensa y desgarradora de la narrativa poética del libro envuelve en formas inimaginables, llevándonos por reflexiones profundas sobre la vida, la muerte y el amor.

Al final solo resta reconocer la maestría y profundidad de Clarice Lispector. El corazón queda arrollado.