ENÁRTIKA. EL REINO DE LA SOMBRA.

Este libro es una pesadilla. Una pesadilla que leí durante 10 horas.

Dije que el libro es una pesadilla, y no que leer este libro fue una pesadilla.

Con esto claro, debo decir que la segunda novela de la joven Lidia Cipres Rosa ha sido todo un viaje. Espeluznante algunas veces, pero siempre contundente.

Con una prosa clara y estrepitosa, Lidia configura una obra llena de oscuridad, con una narrativa rápida que va de un mundo a otro y de un protagonista a otro de manera magistral. Lleno de escenas terroríficas y mágicas, este libro es como una pesadilla para cada uno de sus protagonistas. Con héroes que no lo son y villanos sin límites, Enártika es una obra que ha valido la pena leer y que deja abiertas mis expectativas para el trabajo por venir de Lidia.

Una de las cosas que más me ha impactado de este libro es la capacidad de la autora para empeorar todo, para hacer sufrir más a cada uno de sus personajes, para exprimirlos hasta el límite. Es como si ella se hubiera propuesto hacer de este libro el claro ejemplo de una de las leyes de Murphy más descorazonadoras: «cuando todo está mal…tiende a empeorar»

Pero finalmente la pesadilla acaba y uno despierta. Y como Alecto, me quedo con una sonrisa.

Se le escapa una lágrima. Luminosa está ya a mi lado y me extiende una mano. Solo quedan pocos segundos más y por fin seré libre para cogérsela.

– Entonces está bien, mi niño, está todo bien. Solo me apena que hayas decidido marcharte.

– Me voy con mi mujer y mi hijo. – Apenas oigo las ultimas palabras que pronuncio-. Es donde quiero estar.

– Te deseo felicidad.

Sonrío, y eso es lo último que hago en la vida.

LOS DRAGONES DEL EDEN

Algunos temas son complicados y dificiles de entender. A pesar de que el autor de un libro de no ficción te diga que su obra está escrita de forma que cualquier neófito pueda entenderla, esto no es, necesariamente, una realidad.

En poco más de 250 páginas, Carl Sagan, uno de los grandes pensadores del siglo XX, esgrime lo que considera como algunas especulaciones sobre la evolución de la inteligencia humana.

Si bien, gran parte del lenguaje es técnico/científico, es verdad que las explicaciones de Sagan procuran ser sencillas. El resultado es una obra que entrelaza reflexiones del autor basadas en sus propias experiencias científicas y de algunos de sus colegas, así como datos de distinta índole que procuran estructurar una idea de la evolución del conocimiento de la especie.

En algunos apartados del libro, el autor muestra un cinismo excepcional. Pero sin lugar a dudas, es su sentido del humor lo que le permite que la lectura sea entretenida y enérgica. Un claro ejemplo lo podemos ver en el capítulo 1 denominado Genes y Cerebros en donde el autor señala:

En la antiguedad dominaba la idea de que se podía obtener descendencia a partir de cruces entre organismos de muy distinta naturaleza. La mitologia nos dice que el Minotauro muerto por Teseo era fruto de un toro y de una mujer, y el historiador romano Plinio manifiesta que el avestruz, recién descubierto por aquel entonces, era el cruce de una jirafa con un mosquito (debo suponer que lo sería del apareamiento de una jirafa hembra y un mosquito macho).

Así como la anterior reflexión se pueden encontrar varios pasajes que permiten reir en medio de tanta seriedad.

Desde una perspectiva más o objetiva, me atrevo a decir que ahora entiendo por qué motivo este libro es considerado un clásico de su género. Muchas de las ideas planteadas por Sagan pueden entenderse como pioneras para la época en que fue publicado el libro a finales de los 70 (1977).

A pesar de la existencia de computadoras, el autor pudo prever que en tan sólo 10 años los modelos de estas y su popularidad estarían más allá de la idea inicial para la que fueron concebidas. Incluso pudo especular sobre la idea de la inteligencia artificial como un posible resultado del desarrollo de la tecnología, sin exagerar, como lo hicieron las obras de ciencia ficción previas e incluso posteriores a su época.

Finalmente, en una de sus reflexiones finales, Sagan plantea algo que es vigente y relevante más de 40 años después y que, sin dudas, puede ser el canon mismo del humanismo y el cientificismo contemporáneo:

El universo es intrincado y fascinante. Arrancamos secretos a la naturaleza por las sendas más insólitas. Por supuesto, las sociedades deberán adoptar toda clase de precauciones a la hora de decidir qué tecnologías – es decir, qué aplicaciones de la ciencia – deben desarrollarse y cuáles no. Pero si no consolidamos la investigación básica, si no se propicia la adquisición de conocimientos por su valor intrínseco, nuestras opciones de futuro quedarán peligrosamente limitadas.

NUEVA PRIMAVERA (LA RUEDA DEL TIEMPO 0)

Nueva Primavera no es el primer libro que Robert Jordan escribió de su saga épica La Rueda del Tiempo, de hecho, fue uno de los últimos. A pesar de esto, Nueva Primavera es la precuela de la historia y sirve como preámbulo de todo lo que va a acontecer en la saga. Es por ese motivo que decidí iniciar por aquí…por el principio.

Algunas veces, la densidad de los libros de fantasía épica es asombrosa. Y con esto me refiero a que no todo el tiempo transcurre entre batallas memorables y magias arcanas impredecibles. Y por supuesto, esta precuela es una demostración de esto. Con narraciones lentas y muy detalladas, Jordan nos da a conocer los personajes iniciales de la saga, algunos de sus atributos y motivaciones, así como la geografía de un mundo en medio de una disputa latente.

La saga completa consta de un total de 14 libros (algunos de los cuales han sido divididos en dos partes por su extensión, o al menos esto es lo que ha hecho editorial planeta con las versiones en español, para un total de 21 volúmenes). Así mismo, los 3 últimos volúmenes (que originalmente eran un solo libro) fueron escritos por Brandon Sanderson (el autor de Elantris y uno de los más importantes escritores de fantasía actualmente) tras la muerte de Jordan en 2007.

Algunas fuentes sitúan La Rueda del Tiempo como la saga de fantasía épica más importante después del Señor de los Anillos de Tolkien. Esto ya es mucho decir y solo por eso, me he propuesto leer esta obra.

Nueva Primavera ha sido un libro pausado, sin mucha acción, pero con una descripción detallada de un mundo en el que estoy seguro se suscitarán muchas sorpresas. Con una estructura de magia definida y con protagonistas y antagonistas que se vislumbran efervescentes.

Tenía sentido; terrible, pero tenía sentido. Los hombres que encausaban rara vez sabían lo que estaban haciendo, al menos al principio, y a menudo también se los tenía simplemente por personas con suerte. Los acontecimientos los favorecían y, frecuentemente, como en el caso del herrero, cobraban relevancia casi de la noche a la mañana. Siuan tenía razón. El Ajah Negro había iniciado una matanza.

Estoy pues ante la lectura de una obra compleja y prolija… dejaré que la Rueda del Tiempo gire según sus designios (no tengo otra opción).

INJUSTICE – AÑO 4

Le tocó el turno a los dioses griegos. Si, a los griegos, que como en la Iliada o la Odisea, pueden definir los acontecimientos del mundo y mover con hilos finos el destino de los hombres… y de los superhéroes.

En otras palabras… Zeus se enojó y quiso imponerse de nuevo sobre la tierra y el universo al que ésta pertenece. A pesar de haber prometido no volver a tener un contacto directo con el mundo, para el olímpico y los suyos, esta disputa por el poder entre los miembros de la Liga de la Justicia empezó a descomponer emociones y a generar la necesidad de reordenar el destino de los hombres… por que claro está, no puede haber nada más inconcebible que la humanidad esté controlada por un insignificante extraterrestre kryptoniano… esa no es carta de presentación adecuada para ningún grupo de dioses que se glorifiquen por ser los regentes de la humanidad, aunque en el trayecto, hayan sido permisivos y dejaran que Cristo, Buda y Alá hicieran de las suyas.

Tenemos pues, en este número, un intenso fulgor de batallas más allá de la comprensión. Al final, pareciera que todo ha sido orquestado por un olímpico y un supervillano. Ares y Darkseid han unido estrepitosamente sus ideas y sus fuerzas para que todo se vaya al carajo.

Y nuestros queridos amigos de la Liga de la Justicia ensañados en una lucha que parece no tener fin. Buscando culpables en todos lados y dando argumentos para evitar asumir las responsabilidades de todo este nefasto escenario.

Al final, mi predilección siempre se ve enfocada en esos que no siendo tan superpoderosos esgrimen un atisbo de cordura o de locura si es el caso, para demostrar que son tan importantes como aquellos que son casi indestructibles. En este número Harley Queen y René Montoya se llevan toda mi admiración y mi gusto ❤

HUMANOS – UNA BREVE HISTORIA DE CÓMO LO JODIMOS TODO

Mi primera lectura de 2020 ha sido bastante ilustrativa. Llena de cinismo y con varios episodios catastróficos pero hilarantes. Este libro de Tom Phillips es una muestra de que escribir sobre historia puede ser bastante divertido.

Y eventualmente también puede ser socrático:

El número de cosas que sabemos con seguridad es bastante escaso comparado con el de cosas que sabemos que no sabemos. El número de cosas que ni siquiera sabemos que no sabemos es probablemente mucho mayor aún, pero, por desgracia, no lo sabemos con seguridad

No tiene la erudición que presenta la obra de Harari, pero tampoco esta en el lado opuesto, o sea, tampoco es un chiste. Al ver su portada, uno puede llegar a pensar que el libro es una parodia de Sapiens… y puede serlo…pero no.

Humanos se basa rotundamente en un tipo de historia del fracaso, muy distinto a todo lo expresado por Harari en su «trilogia».

Lo que más me ha resultado interesante de esta lectura es que muchos de los datos presentados eran desconocidos para mi (no se si esto sea un logro del autor o una evidencia de mi ignorancia), y en la narración establecida, algunas veces llegué a pensar que quien me contaba estas cosas eran los Monty Python o Les Luthiers.

Recomiendo esta lectura, es entretenida y cínica. Y de paso sirve para enterarse de que a pesar de todo siempre se puede estar peor.