INJUSTICE AÑO 5

La debacle continúa y parece no tener fin.

Grandes enfrentamientos entre el régimen y la insurrección han convertido al mundo en el escenario de una guerra más allá de la comprensión de la humanidad. Y cada uno de los protagonistas muestra su interior de una manera más intensa en cada ocasión.

Toda la saga de Injustice no es otra cosa que una distopia con superhéroes. Y aquel que ha sido el emblema de la esperanza de la humanidad, aquel que es más rápido que una bala, muestra su quintaesencia en medio de la crisis… imponiendo su voluntad.

El caballero oscuro se mantiene en contra del régimen, intentando hacer que su ética prevalezca a pesar de la imposibilidad de lograr un cambio verdadero.

Esta historia me ha parecido intrépida. Está llena de acción y me ha mantenido al borde de la expectativa. Todo el desarrollo ha estado muy bien argumentado y considero que es una pieza digna a considerar para todo aquel que quiera conocer el universo DC.

El final de la historia puede dejar algún sin sabor, pero esto es normal, no es un cuento de hadas. Además, creo que es digno de un relato que ha hecho una gran apuesta por cambiar la estructura canónica de la trinidad de superhéroes DC, dejándonos en un bucle que puede llevarnos al infinito.

INJUSTICE – AÑO 4

Le tocó el turno a los dioses griegos. Si, a los griegos, que como en la Iliada o la Odisea, pueden definir los acontecimientos del mundo y mover con hilos finos el destino de los hombres… y de los superhéroes.

En otras palabras… Zeus se enojó y quiso imponerse de nuevo sobre la tierra y el universo al que ésta pertenece. A pesar de haber prometido no volver a tener un contacto directo con el mundo, para el olímpico y los suyos, esta disputa por el poder entre los miembros de la Liga de la Justicia empezó a descomponer emociones y a generar la necesidad de reordenar el destino de los hombres… por que claro está, no puede haber nada más inconcebible que la humanidad esté controlada por un insignificante extraterrestre kryptoniano… esa no es carta de presentación adecuada para ningún grupo de dioses que se glorifiquen por ser los regentes de la humanidad, aunque en el trayecto, hayan sido permisivos y dejaran que Cristo, Buda y Alá hicieran de las suyas.

Tenemos pues, en este número, un intenso fulgor de batallas más allá de la comprensión. Al final, pareciera que todo ha sido orquestado por un olímpico y un supervillano. Ares y Darkseid han unido estrepitosamente sus ideas y sus fuerzas para que todo se vaya al carajo.

Y nuestros queridos amigos de la Liga de la Justicia ensañados en una lucha que parece no tener fin. Buscando culpables en todos lados y dando argumentos para evitar asumir las responsabilidades de todo este nefasto escenario.

Al final, mi predilección siempre se ve enfocada en esos que no siendo tan superpoderosos esgrimen un atisbo de cordura o de locura si es el caso, para demostrar que son tan importantes como aquellos que son casi indestructibles. En este número Harley Queen y René Montoya se llevan toda mi admiración y mi gusto ❤

INFINITE CRISIS

De todas las «Crisis» que he leído, creo que Infinite Crisis es la que más me ha gustado. Es una de las más complejas, pero sin duda la más bien resuelta gráficamente y con la trama mas inesperada.

¿Y que son las crisis?

Son esos acontecimientos que pueden poner a temblar al mismísimo Superman y a todos los súper héroes de la sociedad de la justicia y la liga de la justicia. Son esos episodios que amenazan con destruir todo el multiverso de DC.

Infinite Crisis sorprende mostrando a unos héroes que se encuentran con sus iguales más envejecidos. Mostrando a un Súper Boy fuera de control. Y dándole investidura a Nigthwing como personaje que no se amilana ante el trío principal de súper héroes (Batman, Superman, Wonder Woman).

Este trabajo de Geoff Johns y compañía es uno de los que más he disfrutado dentro de este universo espléndido llamado DC.

Esta lleno imágenes violentas que traspasan lo usual en DC y de episodios desgarradores qe pueden sacar una que otra lágrima.

DIOSES DESBORDADOS

Acabo de terminar INJUSTICE Gods among us. Año 2. Y después de tantas lecturas de súper héroes, pero ante todo, de ser leal a la liga de la justicia, debo decir que he quedado desconcertado.

A pesar de que en mis entradas procuro no hacer spoilers, creo que cuando se trata de historias o libros que hacen parte de una saga, es inevitable dar algún adelanto de los acontecimientos que se narran. De antemano pido una disculpa si cuento más de lo que debo.

Superman sigue desbordado, dominando el mundo para que con él no suceda lo mismo que con su planeta de origen. A pesar de esto, para mi, el protagonismo de todo este título se lo llevan dos facciones distintas al hombre de acero.

Por un lado, algunos de los linterna verdes se encontraron con la disyuntiva de apoyar a Superman o mantener su promesa de ser parte del equipo de los guardianes del universo. Esta situación lleva el conflicto al clímax de la conversion de Hal Jordan en un linterna amarilla (corporación de Siniestro), destrozando a sus otros camaradas. La sensación de náusea es indescriptible con las imágenes de esta tragedia interestelar. 😥

Por otra parte, las birds of prey, equipo femenino de heroínas y antiheroinas se unen para dar la batalla en la tierra. Destacan el papel de Oracle y de Black Canary, quien tiene en su mente la idea de hacer pagar a Superman por el asesinato de su amorcito.

El resultado final es una entrega llena de violencia y de decisiones traumáticas. Ansío ver que sucede en los tres números restantes.