ISLA DE LUZ

Hacía muchos años no leía poesía… al menos unos 20. Por alguna razón que hace referencia a situaciones de desamor, decidí que la poesía no era lo mío y me dediqué de lleno al cuento.

Pero siempre he pensado que cuando a uno le regalan un libro, hay que hacerle honor a la persona que te lo ha regalado y leerlo. Así pues, sin mayores expectativas inicie la lectura de este largo poema.

Mi sorpresa empezó a avivarse verso tras verso, una página tras otra. El motivo olímpico y onírico de los versos esgrimidos por Pratt y su cadencia, rememoraron dentro de mí aquellos días en que con tanto deleite leía a Kavafis.

Vengan a mí, hechiceros, adivinos,

Profieran en mis oidos sus presagios.

Sus voces

me advertirán si en esta noche

aparecerá la Esfinge o la Quimera.

Ah centaúricos cantos, díganme si los dioses me protegen, si he de internarme en este horizonte gris en que el río y el firmamento ciñen las plateadas hojas del álamo sagrado en la frente.

Me refugio del viento en mis dominios, en esta piel que ha endurecido la añoranza. Y aqui, erguida, aunque un día seré sólo una sombra que se esfumará de esta isla, vivo cada instante estirando el tiempo hasta la médula.

Supongo que es hora de empezar a hacer las  paces con este género.

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s