LOBO SUR

Una de las preguntas recurrentes que he tenido que responder durante los últimos 5 años es la de cómo llegué a para en Ciudad Juárez. La respuesta es sencilla: hay que estar en donde hay cosas por hacer y te dan la oportunidad de hacerlas.

Esa es la respuesta base, claro está, y las múltiples variaciones de la respuesta encierran consideraciones variopintas. Pero esas no vienen al caso.

En medio del desarrollo del taller de verano que estoy dando a mis estudiantes juarences, hemos tenido la visita de 8 estudiantes de mi terruño y de un viejo compañero del alma mater. Poder mostrarles esta ciudad llena de emoción. El laboratorio urbano configurado por esta ciudad fronteriza es poco usual en otras partes del mundo y eso la hace especial, singular.

Por otro lado, los juarences tienen lo suyo. Siempre he pensado que los mexicanos y los colombianos tienen mucho en común, pero cuando hablamos de lo similar que puede ser la idiosincrasia norteña y la cafetera el asunto sube a otro nivel.

A mis paisanos, gracias por venir a visitarnos; a los juarences, gracias por hacerme sentir siempre en casa. Soy Matecaña y Bravo. Soy Lobo Sur y Cartel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s